Auspiciantes

Triunfó la decencia

Triunfó la decencia

Hace un par de horas presentó renuncia a su cargo de diputado nacional, el colorado José María Ibáñez. La presión ciudadana y la de una gran parte de la prensa terminó con la renuncia de Ibáñez.

El mismo se confesó culpable de haber cargado al erario público con el salario de empleados que cuidaban su casa de verano en Areguá e incluso su esposa era quien cobraba los salarios quedándose la misma con una parte del dinero.

Ahora queda por verse que podrá suceder con los senadores González Daher, Oviedo Matto y el diputado Rivas.

Comentarios

publicar un comentario


Posts Relacionados: