SECCIONESDESPORTES

El fútbol paraguayo extraña al 10 de antes

#

Hoy empezamos una serie en la que en cada jueves vamos a recordar a aquellos talentosos que llevaban la número 10 en la espalda, a los que la gente iba a ver jugar.

Hoy vamos a recordar a uno de los mejores jugadores paraguayos de la historia de nuestro fútbol.

Saturnino Arrúa fue tal vez el mejor número 10 del fútbol paraguayo y con seguridad el mejor futbolista de la historia del club Cerro Porteño. Debutó en el año 1966 en la primera de la entidad de barrio Obrero y en ese mismo año fue goleador de la entonces Liga Paraguaya de Fútbol. Campeón con Cerro Porteño los años 1970, 1972 y 1973.

En 1973 fue trasferido al Zaragoza de España en donde brilló. En 1974 fue considerado el mejor extranjero de la Liga Española.

En 1979 retornó a Cerro Porteño, donde jugó hasta 1980. En 1981 defendió la casaca aurinegra del Club Guaraní. En ese mismo año se integró al América de Cali, en el cual cerró su carrera profesional.

En la selección nacional marcó 13 goles y por muchos años fue el goleador histórico de la albirroja.

Arrúa fue el máximo ídolo del club Cerro Porteño por muchos años y hasta hoy la parcialidad azulgrana le reconoce cómo uno de los más grandes jugadores de la historia de la popular entidad de barrio Obrero.

Recomendado